MENU
component-ddb-728x90-v1-01-desktop

Aumenta la oposición a las ciudades santuario en California

ARCHIVO- En esta fotografía del 27 de marzo de 2018 se muestra a unas personas celebrar luego de que la Junta de Supervisores del condado de Orange votó a favor de sumarse a la demanda del Departamento de Justicia de Estados Unidos contra la ley de las llamadas ciudades santuario de California. (Jeff Gritchen/The Orange County Register vía AP, Archivo)

Más gobiernos locales en California se resisten a los intentos del estado para oponerse a las medidas de inmigración del gobierno del presidente Donald Trump y los expertos ven a la política en riesgo, mientras los republicanos intentan atraer votantes en un estado donde su militancia se ha debilitado.

Desde que el Departamento de Justicia, bajo el mando del secretario Jeff Sessions, demandó a California el mes pasado por su ley de las llamadas ciudades santuario, que limita la cooperación de la policía con las autoridades federales de inmigración, al menos una docena de gobiernos locales han votado ya sea para unirse a la demanda o para oponerse al estado. Entre ellos está la Junta de Supervisores del condado de Orange, que tiene más de tres millones de habitantes.

Se esperan más acciones esta semana. Los líderes de la ciudad de Los Alamitos en el condado de Orange votarán el lunes sobre una propuesta para eximir a la comunidad de 12.000 personas de la ley estatal. El martes, la Junta de Supervisores del condado de San Diego se reunirá para ponderar unirse a la demanda del gobierno.

La inmigración ha sido un tema álgido en todo el país desde que Trump hizo campaña en el 2016 con promesas de una aplicación más estricta de la ley de inmigración y de un muro en la frontera de Estados Unidos con México. Y en California ha sido un tema complicado desde hace tiempo.

El estado aprobó una medida apoyada por el gobernador republicano Pete Wilson en la década de 1990 para denegar la atención médica y la educación a los inmigrantes que vivían en el país de forma ilegal. Fue hasta tiempo después que revocaron la ley, pero dejó un resentimiento entre la creciente población hispana del estado.

En los últimos años, los republicanos en California han suavizado su oposición a la inmigración en un estado donde una de cada cuatro personas nació en el extranjero. Sin embargo, la demanda del gobierno ha energizado a muchos en un partido que se ha vuelto casi irrelevante a nivel estatal, y donde los demócratas controlan las principales dependencias.

“Cuando el secretario de Justicia de Estados Unidos decide tomar posición firme en contra de nuestro estado, creo que eso nos dio a muchos una señal de que ‘Hey, California está en el lado equivocado de esto’”, dijo Fred Whitaker, presidente del Partido Republicano en el condado de Orange.

close video ad
Unmutetoggle ad audio on off

Trending