MENU
component-ddb-728x90-v1-01-desktop

Los Más Buscados: Woody Costello Horsnby IV

La Fuerza de Tarea de Fugitivos de Texas busca a un hombre que supuestamente hirió a un sabueso de la policía que intentaba detenerlo.

Según los documentos de la corte, la Policía de Austin recibió información sobre la presencia de Woody Horsnby IV, de 24 años, en un vehículo en el este de la Calle Ocho y la Calle Neches el siete de febrero.

Los oficiales detuvieron el vehículo en una gasolinera de la cuadra 2100 de la calle Manor y desplegaron un equipo especial de la policía.

Al ver la presencia de las autoridades, Hornsby salió del auto y corrió hacia el este por la Calle Manor, desobedeciendo las órdenes de los oficiales, quienes decidieron liberar a Murph, uno de los sabuesos de la corporación.

"Sabíamos que el sospechoso solía escapar de la policía, así que era una amenaza para el público ", dijo el Oficial Patrick O'Connor, "Definitivamente necesitaba ser arrestado y llevado a la cárcel".

Según la orden de arresto, Murph "mordió a Hornsby en la zona pélvica".

"El perro fue capaz de cruzar la Calle Manor y mordió a Hornsby IV", dijo Héctor Gómez, Agente Supervisor Del U.S. Marshals.

Hornsby golpeó a Murph en la cabeza con el puño, según la policía, causando que Murph lo soltara.

"Pude ver cómo el sospechoso le pegó al perro", dijo O'Connor, el compañero de Murph, "Sólo pude ver el puño, pero no pude ver lo que tenía en la mano".

Fue entonces cuando la policía le perdió el rastro a Hornsby.

"Está en el área de Austin, no tiene las finanzas ni los medios económicos para huir o alejarse de la zona", dijo Gómez.

Según la policía, el compañero de Murph vio la sangre alrededor del ojo superior izquierdo del perro, donde fue golpeado, "En ese momento sólo quería asegurarme de que estaba bien".

Murph recibió atención veterinaria y según O'Connor, la herida no fue muy grande, pero profunda.

Además de los cargos iniciales de agresión con agravantes, Hornsby enfrenta una acusación por interferir con un animal de servicio policial, un delito penado en la cárcel estatal.

"El arrestar al sospechoso era importante para mí, pero yo quería asegurarme primero que el perro estará bien ", concluyó O'Connor.

Trending