MENU
component-ddb-728x90-v1-01-desktop

Aumentan arrestos con conexión con denuncia de agresión sexual en guardería de Lockhart

Cuatro personas fueron detenidas en Lockhart en conexión con la agresión sexual a un menor presuntamente ocurrida a principios de mes en una guardería. El caso continúa bajo investigación. (Foto: Telemundo Austin).

Las autoridades de Lockhart publicaron el miércoles las fotos de fichaje de los implicados en conexión con una denuncia de agresión sexual a un menor en una guardería.

El incidente habría ocurrido a principios de septiembre en un centro infantil de la localidad conocido como Connie's Kidz. La madre de la víctima dijo haberse enterado de la agresión por medio de un investigador del Departamento de Servicios de Protección Familiar de Texas al día después del incidente. Desde entonces, la policía de Lockhart ha estado colaborando en las averiguaciones con el DFPS, informando del arresto de tres adultos y un menor de edad.

Las autoridades identificaron a los sospechosos como Connie Mendoza, de 56 años, quien enfrenta cargos de interferencia con un testigo, obstrucción y por no presentar un informe de abuso con la intención de encubrir. Christine Amaya, de 34 años, quien enfrenta un cargo por no informar sobre abuso infantil, y Rafael Santa María fue acusado de manipulación de testigos. Dos de los detenidos habrían salido libre tras pagar la fianza.

El sospechoso de la agresión sexual con agravantes de un menor no fue identificado por tratarse de un niño de 13 años.

La noticia conmocionó a los padres que también confiaban el cuidado de sus hijos a la guardería. "Fue abrumador pensar en que algo así podría pasar aquí y además saber que mi hija estaba allí cuando sucedió. He estado atormentada, ¿sabes? porque es tan pequeña que no puede decirme nada de lo que está pasando", dijo Angelica Hogen, quien llevó a su hija al recinto por cerca de cuatro meses.

Hogen aseguró que el centro infantil le inspiraba confianza porque sus directivos decían seguir las pautas de las escuelas: "Me aseguraron una y otra vez que todo iba a estar bien. Así que cuando escuché que esto sucedió me voló completamente la cabeza".

De momento el recinto se encuentra cerrado. La indagatoria sigue en curso, por lo que la Policía de Lockhart, la Oficina del Alguacil y la Fiscalía del condado Caldwell no emitirán declaraciones por ahora.

close video ad
Unmutetoggle ad audio on off

Trending